Biografía

Alberto Edgardo Weretilneck nació el 11 de Octubre de 1962. es oriundo de la ciudad cordillerana "El Bolsón", pero jóven se mudó a la ciudad valletana "Ingeniero Cipolletti" donde fue designado Secretario de Gobierno de la Municipalidad, primero, y elegido por el pueblo cipoleño su Intendente en el periodo 2003-2007 y reelecto en 2007-2011.

Su filiación política corresponde con al partido Frente Grande, que se alía al Partido Justicialista para la compulsa electoral del 2011, conformando el Frente Para la Victoria en Río Negro. En esa ocasión Alberto apoya la candidatura a Gobernador del entonces Intendente de la ciudad de General Roca, Carlos Soria (PJ), acompañándolo en la fórmula desde la Vicegobernación. El binomio Soria-Weretilneck se alzó con el triunfo en las elecciones realizadas el 25 de septiembre del 2011, derrotando a la coalición oficialista conformada mayoritariamente por Unión Cívica Radical, partido que había gobernado la provincia, ininterrumpidamente, desde el año 1983.

A escasos 20 días de asumir, fallece trágicamente el gobernador Carlos Soria y, cumpliendo el compromiso impuesto por la constitución provincial, que en su artículo 180 inciso 2 dice que "en caso de fallecimiento, destitución, renuncia o inhabilidad definitiva del gobernador, antes o después de su asunción, lo reemplaza el vicegobernador hasta el término del mandato", Weretilneck asume el cargo de Gobernador de la provincia de Río negro el día 3 de enero de 2012.

"Cuando construimos este proyecto con Carlos no hubo actas firmadas. No hubo documentos. No hubo acuerdos programáticos. Era tan fuerte la relación personal y tan fuerte la confianza que esa era la relación. Él era el conductor, y yo su ayudante... Y hoy me encuentro aquí, siendo yo el conductor, pero sé que él es mi ayudante", dijo sentidamente Alberto durante su discurso de asunsión ante la asamblea legislativa contituida al efecto.

Algunas pinceladas de su personalidad se advierten en la narración que en diferentes discursos de su campaña pronunciaran acerca de los "Objetivos" planteados para Río Negro:

"La gran pregunta es: ¿Estamos conformes con la provincia que tenemos? Por lo general, la respuesta que recibimos es negativa. Los rionegrinos sentimos una gran frustración por la distancia que encontramos entre el potencial que tenemos y la realidad que padecemos. Porque posibilidades, tenemos muchas. Nuestro problema pasa por articularlas en un proyecto que permita el desarrollo.

La otra gran pregunta que me hago (y que también se hacen los amigos que comparten esta propuesta), es qué podríamos darle a Río Negro para sacarlo de esta situación de anemia. Y decirles que tenemos un proyecto consolidado para cada una de las áreas, sería faltarles el respeto. Pero sí tenemos una idea concreta: que Río Negro puede ser una provincia que garantice posibilidades de igualdad y crecimiento para todos sus habitantes. Y tenemos una forma de trabajar muy concreta: identificar el problema, dar respuestas para la coyuntura, trabajar para el mediano y largo plazo.

Tenemos un modelo de gestión que pusimos en marcha estando al frente de la municipalidad de Cipolletti y que fuimos puliendo a medida que fuimos adquiriendo experiencia. En síntesis, sabemos que a los problemas hay que enfrentarlos y encontrarles una solución. Hacer como si no pasara nada, es la política del avestruz. Al mismo fracaso nos llevarían las respuestas del "todo o nada".

Nosotros preferimos atender las necesidades inmediatas y en forma paralela trabajar en las cuestiones de fondo. Tomando las medidas adecuadas de acuerdo al momento. Y generando consensos con los actores sociales que viven y padecen el problema.

Los principales problemas que debemos solucionar en los próximos años serán el desarrollo económico y el empleo; la educación, asociada a la posibilidad de más trabajo; la seguridad; la salud; el acceso a la tierra y la vivienda. Tenemos que trabajar para ver donde viven los rionegrinos, pero también de qué van a vivir y cómo van a vivir.

Son temas profundos, sin duda. Que van a demandar muchas energías, mucho tiempo y mucho del talento que tienen los rionegrinos. Y si no tenemos una respuesta acabada para cada uno de esos problemas es porque creemos que en la sociedad, en las organizaciones y en los habitantes de Río Negro, están muchas de las respuestas que necesitamos para reconstruir la provincia.

Por eso, más que sumarse a un espacio definido y acotado, los invito a incorporarse a un proyecto abierto, en permanente construcción. Un lugar donde podamos asumirnos como actores principales de la vida política rionegrina para producir los cambios que se necesitan y construir una sociedad más justa, más armoniosa y con posibilidades para todos."

Llamado que hoy, ya en el ejercicio de la gobernación, reafirma en su último discurso de apertura de las sesiones ordinarias 2013 de la asamblea legislativa:

Los convoco a todos a seguir trabajando juntos para que el Río Negro, el que todos aspiramos, sea una realidad.