Máximo BienEstar en El Bolsón

Comida orgánica, terapias alternativas y naturaleza pura conforman un combo irresistible para armonizarse y dejar atrás el estrés. Este popular rincón del sur argentino propone eso y mucho más a un ritmo calmo pero lleno de energía.

00018484

El Bolsón tiene algo místico. No en vano se lo asocia a la tranquilidad, y la gente de la zona comparte su forma de vida calma para ayudar a que, de a poco, cada uno encuentre la armonía y sienta la circulación de energías en el cuerpo y también en el espíritu.

Esta popular región de la Patagonia conecta la riqueza de la naturaleza con el agroturismo; las artesanías con el servicio personalizado y las leyendas de las hadas y duendes con la rutina de los artistas que eligieron este lugar para quedarse. En un remanso lleno de aprendizaje, mientras se visitan cultivos de especies aromáticas, los perfumes sorprenden y flotan en el aire; todos se van sumergiendo en la vida comunitaria y en las huertas orgánicas el contacto con la naturaleza se siente pleno.

El relax está asegurado y todos los visitantes que llegan estresados olvidan sus problemas en poco tiempo. Un masaje, una clase de tai chi chuan posando los pies sobre la tierra, una sesión de reflexología o unas horas de yoga o reiki colaboran a encontrar la paz tanto como las terapias florales, la fangoterapia, un encuentro de shiatsu, los sonidos de un gong terapéutico o pintar un mandala inspirado por los colores de las flores.

No faltan tratamientos de spa o algún especialista que realice a los viajeros un análisis astrológico, y la alimentación saludable colabora con el bienestar gracias a las producciones orgánicas de frutas y verduras de la zona, las conservas y los platos preparados con amor y conciencia a base de productos regionales.

Los aromas a las esencias propias del lugar, como la lavanda, la rosa mosqueta y el llantén, colman el ambiente; y la meditación en el contexto de un entorno tan natural se convierte en una experiencia única, que se comenta en conversaciones con los locales, con mate o té de frutos rojos de por medio. Otoño y primavera son las épocas ideales para visitar este paraíso en el que una escapada va a ayudar a armonizarse, y una semana de vacaciones va a permitir entrar en el ritmo de la naturaleza, de donde será todo un desafío volver.

A Río Negro se llega en avión al Aeropuerto Internacional de Bariloche o al Gobernador Castello, en Viedma; en ómnibus o en auto, por la Ruta 3, 22, 251, 6, 250, 23, 40, 237 y 151.