Bariloche: ni la veda invernal detiene el ritmo de obra del CET 28

La construcción del edificio del CET 28 avanza a buen ritmo, pese a las bajas temperaturas habituales en esta época del año en Bariloche.

Los imponentes 2.625 m2 se alzan en el barrio El Frutillar para dar solución definitiva a una matrícula de jóvenes que esperan ansiosos comenzar allí el ciclo lectivo del año que viene. 

La empresa a cargo de la obra, HIZA Ingeniería, redobla los esfuerzos en el interior de las instalaciones durante los meses de invierno y bajo la veda climática.

En ese marco, el coordinador del Consejo Escolar de Bariloche, Alberto Luce, destacó que “el objetivo de la obra fue descongestionar el CET 2, ya que era el único secundario industrial que teníamos en la ciudad y por la gran demanda de técnicos electrónicos. También, la zona elegida para construirlo tiene que ver con que muchos de los chicos que cursan en la escuela técnica son de este barrio y los aledaños”.


En cuanto a la orientación de la técnica, expresó que “se está buscando mucho este tipo de escuelas, porque la salida laboral es casi inmediata, para pequeñas empresas, emprendimientos personales, para poder ingresar a distintas empresas privadas con una buena carpeta de presentación”.

Por su parte, el delegado de Obras Públicas de la provincia, Diego Iraola, detalló que “el avance de obra es de un 60% con talleres, aulas comunes y un SUM. Se pretende llegar a terminar la obra para iniciar el ciclo lectivo 2020”.

El CET 28 cuenta con un monto asignado de inversión que asciende a $59.480.247, reajustable al final de la obra. Consta de ocho aulas comunes, laboratorio de ciencia y química, un aula de dibujo técnico, un centro de recursos y sala de informática, sala de preceptores, otra de profesores, un grupo sanitario para ambos sexos, un baño para discapacitados, un office con baño para docentes y no docentes, sala de máquinas y calderas, área de gobierno integrada por secretaria, dirección y vicedirección, circulación y un hall de acceso que vincula este sector de la escuela con el SUM.

De los 2.625 m2 cubiertos, 534,20 m2 corresponden al sector de talleres, 1.400,90 m2 al sector escuela y 689,90 m2 al SUM. El terreno tiene una superficie de 7.404,60 m2

A su vez, se construirá un taller de sistema de comando y maniobras; un taller de bobinado; un laboratorio de mediciones eléctricas y electrónicas; espacio de electrónica y electrónica digital; un baño y una oficina técnica con circulación.

El nuevo secundario se encuentra ubicado en el barrio El Frutillar, uno de los que más ha crecido demográficamente en los últimos años. En la misma manzana funcionan la junta vecinal, la escuela primaria, el jardín de infantes, una sala de salud y una biblioteca popular.

Compartí la Publicación